top of page

No esperes...

Muchas veces me senté a esperar que la solución llegara, pero he aprendido que la vida no es un cuento de hadas, aquí tienes dos opciones:

Luchar o perder la batalla.

Aquí no hay medicina para calmar el dolor en el alma, aquí no hay anestesia para esos amores que nos fallan, aquí aprendes de las circunstancias, o te quedas sin esperanza.

Así es la vida, así que ahora tengo por rutina amarme sin medida, ser valiente y no víctima, y sonreír a pesar de todo.

Si tengo un mar frente a mí, ¿por qué vivir en el barro?


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Adelanto de Las Puertas del Averno

Las Puertas Del Averno. (Y Se Abrieron…) Prólogo: Agosto, dos del dos mil veintidós. Hoy ya me puedo sentar, con el paso de los años y la mente clara, a escribir todo lo que pasó en aquel verano y año

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page