top of page

Interferencias

Actualizado: 3 oct 2023

Cu谩ndo el guerrero tiene que cambiar su idea del mundo.

A .Y. Q.鉂わ笍鈥嶐煍


El primer desaf铆o que se le plantea a un guerrero en camino es aprender a parar el mundo y ver.

El mundo, explica Don Juan a un Castaneda siempre perplejo, s贸lo es una descripci贸n que nos contamos unos a otros desde que nacemos hasta que morimos. Los que adhieren a la versi贸n normal de la realidad se vuelven miembros de la sociedad. Esa versi贸n se vuelve s贸lida como una roca: 鈥渓as cosas son as铆鈥.

El guerrero tiene que cambiar su idea del mundo, darse a s铆 mismo otra percepci贸n, aprender una nueva descripci贸n de las cosas. Pero Castaneda se defiende como gato panza arriba: tiene un miedo atroz a perderse si deja de contarse el relato establecido.

Ante esta rigidez, Don Juan procede mediante todo tipo de shocks: trata de interrumpir la descripci贸n del mundo que se hace Castaneda y ayudarle a ver.

Don Juan es un maestro a veces tierno, pero otras despiadado: 鈥済olpea鈥 a Castaneda mediante la magia y el humor, tratando de ablandar sus certezas con payasadas, burl谩ndose de la torpe fidelidad de Castaneda hacia lo que s贸lo es una versi贸n de la realidad. La risa como ejercicio espiritual.

Estos shocks son t茅cnicas. T茅cnicas de no-hacer. No-hacer es interrumpir la descripci贸n que nos hacemos normalmente del mundo. S贸lo se ve cuando se pierde asidero en la idea del mundo que se ten铆a, pero uno es capaz de rehacerse y recobra la confianza. Perder el mundo es el primer paso para poder reencontrarlo, pero ya no uno que simplemente nos cuentan y asimilamos, sino uno del que somos tambi茅n narradores y tejedores.

La duda, la vacilaci贸n del sentido, la crisis de la presencia son ocasiones para el desplazamiento vital. Pero hay que reponerse de los golpes, levantar un mundo despu茅s de que se nos haya ca铆do el antiguo. El riesgo es quedar quebrado entre dos mundos, sin agarradero ya en ninguno.

Borrar la historia personal

Castaneda ten铆a una novia a la que quer铆a much铆simo, pero la relaci贸n se acaba. 驴Qu茅 ha pasado? -pregunta Don Juan. Castaneda empieza a despotricar contra aquella g眉era y Don Juan le interrumpe bruscamente: es mezquino hablar as铆 de alguien a quien se am贸 tanto. Y adem谩s te enga帽as, explica tranquilamente, lo cierto es que la perdiste porque te volviste previsible.

驴C贸mo es eso? No s贸lo el mundo es una descripci贸n que nos hacemos: nosotros tambi茅n.

Todo el rato estamos cont谩ndonos unos a otros el cuento de qui茅nes somos. Nos presuponemos, nos damos por hechos y nos confirmamos unos a otros. Nuestras vidas se vuelven demasiado ciertas: 鈥渆s que yo soy as铆鈥, 鈥渆s que tal es as谩鈥. De ese modo exprimimos el mundo, agotamos nuestras relaciones y nos aburrimos mortalmente.

Buscamos constantemente el reconocimiento, pero as铆 quedamos presos de los ojos de los dem谩s. Porque ese reconocimiento -la aprobaci贸n, un like- s贸lo se nos da al precio de fijarnos en una identidad que debemos reproducir una y otra vez. La fama es desde este punto de vista la c谩rcel m谩s severa. La b煤squeda de aplauso nos exige repetir el mismo gesto, el mismo truco, el mismo tema. 鈥淗azlo otra vez鈥. Esa fijeza nos debilita.

Por eso Don Juan invita a Castaneda a borrar su historia personal. De ese modo, explica, 鈥渘adie te amarra con sus pensamientos鈥.

No presuponer o idealizar a los otros, no dejarnos presuponer o idealizar. No dar por hechos a los que nos rodean, no darnos por hechos. Mantenernos alerta y estar siempre dispuestos a renovar la mirada sobre los otros cuando sea necesario. El guerrero sabe mantenerse libre, fluido e imprevisible. No se aferra a la seguridad de una identidad.


5 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

銈炽儭銉炽儓

5銇ゆ槦銇亞銇0銇ㄨ⿻渚°仌銈屻仸銇勩伨銇欍
銇俱仩瑭曚尽銇屻亗銈娿伨銇涖倱

瑭曚尽銈掕拷鍔
bottom of page